15 de noviembre de 2010

Se acerca el fin de año y con él, llega la época de las fiestas corporativas. Durante los meses de noviembre y diciembre la demanda de servicios destinados a estos eventos crece exponencialmente. Generalmente, el catering, el salón de fiesta son cosas bastante sencillas de resolver pero cuando llega el turno del entretenimiento aparece el gran dilema y los quebraderos de cabeza y preguntas tales como, ¿Qué podemos hacer para que esta fiesta sea divertida? ¿Cómo evitamos que los invitados se aburran? ¿A quién o quienes contratamos para divertir a la gente? ¿Qué puede ser original y divertido?
Un buena respuesta para estas preguntas sería contratar a un Mago para eventos. Es una idea que tiene algo de clásico  y de original a la vez. Contratar este tipo de entretenimiento resulta muy positivo para el ambiente general del evento ¿A quién no le causa intriga los actos de magia que estos artistas realizan?
Un mago puede hacer de una fiesta empresarial un evento muy divertido y entretenido que los asistentes seguramente recordarán.
Es importante recalcar que se debe contratar a un mago que pueda brindar una presentación única, novedosa, interactiva y personalizada. Este espectáculo de debe ser de calidad y a la vez lograr un ambiente de gran misterio y en lo posible brindar experiencias fascinantes y únicas.
No hay que olvidar que no solo sería útil el servicio de un mago en una fiesta corporativa sino que también podría dar un toque especial  a presentaciones de productos, convenciones, eventos de promoción etc. En muchas ocasiones, esta es la mejor manera de llegar al público objetivo porque se logra captar su atención y generar una asociación entre la acción que le entretuvo y el producto o servicio que se desea promocionar. No hay que olvidar que el cerebro humano está configurado de tal forma que todas aquellos hechos que no son habituales son los que más perduran en él. Y si se logra eso, será posible perpetuar en la mente del individuo la imagen e información sobre el producto que se ofrece.

0 comentarios:

Publicar un comentario