9 de julio de 2009

Como siempre ocurre, pasada la crisis económica abundan las oportunidades para realizar una excelente inversión. La clave está en prestar atención a las numerosas oportunidades que se ofrecen en el mercado y que son realmente excepcionales. El ejemplo más claro de ello, son las ventas de pisos de embargo. Dado la gran oferta de inmuebles que muchas instituciones financieras tienen en cartera los precios de los pisos están subvalorados. Esto quiere decir que salen mucho más económicos pero tienen un valor potencial de mercado muy elevado.
Oportunidades como estas se presentan muy pocas veces en la vida ya que para que ocurran es preciso que exista previamente una gran crisis financiera. Si se tiene ahorrado cierto capital es recomendable analizar todas las propuestas para adquirir este tipo de inmuebles.
Estos pisos son excelentes para rentar y así obtener un ingreso pasivo que incremente el patrimonio. Si se busca obtener una renta de los mismos, lo que se recomienda es comprar en zonas turísticas o próximas a universidades ya que son lugares en donde tradicionalmente existe una gran demanda.
Muchos pensarán que es indispensable contar con una enorme cantidad de dinero para lograr adquirir estos pisos pero lo cierto es que hay opciones que se ajustan a casi cualquier bolsillo. El punto clave para dar con una buena opción es buscar y analizar profundamente todas las opciones. Hay desde pequeños apartamentos hasta casas muy grandes y cómodas.
Es de esperar, que a medida que transcurran los meses y cada vez sean más los compradores el precio de estos inmuebles se incremente notablemente así que es recomendable apresurarse un poco si se desea obtener verdaderos descuentos y precios rebajados. Se puede afirmar que ahora es el momento de comprar barato, esperar unos años y luego vender muy caro.

0 comentarios:

Publicar un comentario