14 de diciembre de 2010

La obesidad es la condición del cuerpo en la que la cantidad de grasa acumulada conlleva riesgo para la salud, reduciendo la esperanza de vida del individuo. A lo largo de la historia la delimitación del concepto de obesidad ha ido cambiando: algunas culturas y religiones la consideraban como un signo de riqueza y felicidad y no la tenían como una amenaza para la salud.
Por otra parte algunas etnias, como por ejemplo los polinesios, tienen gran propensión a la obesidad mientras que en otros como la china casi nunca tienen esta condición.
La cultura reciente de los países occidentales ha presentado como modelo más deseable la de la figura humana delgada y este concepto se ha difundido ampliamente en todas las artes y la publicidad y ha provocado unos efectos psicológicos adversos en las personas con sobrepeso u obesas. Han aparecido asociaciones de obesos que han reaccionado contra lo que consideran una presión contra su condición y reivindican la normalidad de la obesidad.
La incidencia del sobrepeso y la obesidad sobre la población mundial ha registrado un fuerte aumento a partir de la década de los 80 del siglo XX y se considera, por ejemplo en Estados Unidos, como el peligro más grave para la salud de los ciudadanos.
Más allá de los problemas de salud que puede acarrear el sobrepeso las personas que lo padecen suelen experimentar una fuerte presión psicológica a la hora de ir a comprarse ropa. Como muchos se habrán percatado, en las tiendas es muy fácil encontrar talles pequeños pero no así para las personas con unos kilos de más. De esta manera una actividad que para muchos es placentera se convierte en un verdadero calvario para estas personas.
Por suerte hoy en día, existe una manera fácil de sobrellevar esta situación. De hecho, se puede decir que puede ser una excelente solución y consiste en realizar compras de ropa en tiendas especializadas en talles grandes. De hecho en esos lugares es sencillo hallar cosas como vestidos cortos para gorditas que son prendas difíciles de conseguir. Por supuesto que también hay opciones para quien quiera usar por ejemplo un vestido casual.
Cuando se dice tiendas no hay que pensar solamente en las de toda la vida sino que también en las online. Tal vez, estas últimas sean la mejor opción ya que casi siempre realizan envíos a domicilio con lo cual se ahorra muchísimo tiempo.

0 comentarios:

Publicar un comentario